fbpx

Regístrate y recibe en tu email un código descuento del 5% para tu próxima compra. Consigue tu descuento



Estos son los consejos más destacados para que puedas cocinar la carne correctamente como todo un artista culinario

Si bien es cierto que la calidad de los ingredientes hace posible saborear magia, también lo es que es indispensable saberlos tratar porque, de no ser así, corremos el riesgo de incluso perder la calidad que al productor le costó tanto adquirir ¿No sería esto una pena?


Uno de los principales retos para cualquier persona que está comenzado a experimentar el mundo gourmet es aprender a cocinar las carnes de una manera tal que le permita sacar el mayor provecho del producto para ser capaces de disfrutar de sabores y texturas exquisitas.


Generalmente, le damos mucho valor al hecho de que la carne quede blanda, tierna y jugosa. De hecho, la idea es preparar un plato donde la carne se nos deshaga en la boca. Entonces, ¿qué podemos hacer para obtener platillos dignos de un especialista? Acá te dejamos unos tips que te van a facilitar el camino.


¿Qué piezas elegir?
El primer paso siempre será comprar bien. Cada pieza depende del tipo de plato que deseamos preparar. Sin embargo, si queremos carne para asar, lo más recomendable es conseguir carne con grasa infiltrada o piezas envueltas en una capa de grasa porque si asamos carnes muy magras, aunque es fácil conseguir deliciosos sabores, suelen quedan algo secas.
Marinado


Marinar la carne previamente puede producir reacciones que ablanden la carne, por lo que es una técnica muy recomendable. Además, incluso los marinados más simples pueden aportar nuevos matices que influyen positivamente en el sabor de la carne.


Tiempo de asado
La temperatura y el tiempo de cocción son claves para la obtención de los mejores resultados. En caso de preparar un asado, si buscamos que la carne quede más tierna, es fundamental no usar temperaturas muy altas, ya que contraen las fibras y dejan la carne más dura. Cuando alejamos la carne de las brasas, se da una cocción lenta que nos permite conseguir una carne muy tierna, sin necesidad de someterla a temperaturas que puedan quemar su superficie.


En caso de preparar la carne en un horno doméstico, te recomendamos usar una bandeja llena de agua en la parte inferior del horno y ajustar la temperatura a no más de 140º. De esta manera, el vapor contribuye a la terneza de la carne y la cocción larga de al menos 3 horas te garantiza que también esté jugosa. Sin embargo, debes recordar que todos los hornos son distintos y que, mientras te adaptas al tuyo, debes monitorear la cocción constantemente hasta aprender cuáles son los mejores tiempos y temperaturas de tu modelo en específico.
Reposo


Uno de los pasos más importantes, pero que solemos pasar por alto es el reposado tras la cocción. Este paso es indispensable, ya que comemos la carne justo al sacarla del horno, las fibras y jugos de la carne no se han relajado y esa tensión ocasionar que la carne pierda sabor y terneza.


Sazonar al final
Cuando cocinamos carne, lo ideal es agregar la sal al final o al menos tras dar la vuelta a las piezas salando la parte ya cocinada. Esto permite que no extraiga el agua y reseque la carne en sus jugos. Este paso es esencial con preparaciones a la barbacoa o a la plancha. Sin embargo, si queremos cocinar hamburguesas o albóndigas, a diferencia del resto de las carnes, sí es necesario sazonar antes de cocinar para que tome el sabor de los condimentos.


En conclusión, el resultado final depende de diversos factores. Así que, si compras una buena carne y sigues nuestros consejos para prepararla, obtendrás como resultado un platillo memorable y lleno de sabor.

Regístrate y recibe en tu email un código descuento del 5% para tu próxima compra. Consigue tu descuento

Log in or Sign up