fbpx

Regístrate y recibe en tu email un código descuento del 5% para tu próxima compra. Consigue tu descuento



Tips para conservar tus embutidos ibéricos Destacado

Muchas veces, nos limitamos en nuestras compras por temor a no saber conservar ciertos alimentos de la manera más apropiada.

Los embutidos ibéricos suelen ser unos de los más frecuentemente sacrificados, pero eso puede cambiar hoy ¿Cómo? Pues, permíteme comenzar por comentarte que gracias a la calidad de las carnes ibéricas y a las técnicas empleadas en el proceso de curación de estos embutidos, los mismos poseen un alto nivel de conservación natural. Sin embargo, con esto tampoco pretendo decir que te arriesgues a comprar una pieza enorme y después te desentiendas, a lo que me refiero es a que son productos bastante fáciles de mantener siguiendo algunos trucos caseros que no ameritan de una gran inversión y que, además, te garantizarán la conservación de estas delicias ibéricas tanto en lo referente a su calidad como a su sabor. 


Estos métodos, aunque simples, se remontan a técnicas naturales que han trascendido en el tiempo por su gran efectividad para mantener el embutido en buenas condiciones. Un punto muy importante es comprender que debemos adaptarlas a las diferentes épocas del año, ya que la temperatura es uno de los principales factores que influyen en el tiempo de conservación. Por ejemplo, tanto el otoño como el invierno nos brindan temperaturas bajas que favorecen este proceso, pero también hay maneras efectivas para el resto del año.


Estos consejos están íntimamente relacionados con la presentación, ya que los mismos varían si se trata un embutido entero como nuestro chorizo de pato, alguna de nuestras piezas como el lomo de bellota ibérico que ya hayas empezado o como nuestros surtidos de ibéricos que han sido cortados o loncheados.


En el caso de contar con piezas completas, es necesario que las mantengas colgadas previendo que no lleguen a tocarse entre sí, porque cada una tiene un sabor particular y el contacto puede afectar este aspecto. Asimismo, es importante que el espacio que decidas utilizar sea bastante fresco (entre 15 y 20ºC), seco y bien ventilado para que los productos no suden. Además, debes elegir un lugar oscuro donde su exposición a la luz se dé en la menor medida posible.


Asimismo, si las piezas ya están empezadas, es importante que la parte del corte mire hacia el suelo y permanezca bien tapada. La idea es evitar que se mantenga en contacto constante con el aire. En este caso, también conviene conservar la piel o tripa del producto y no retirarla hasta que llegue el momento de consumirlo, ya que actúa como aislante y protector. Una manera igualmente efectiva para mantener la zona del corte en buen estado podría ser cubrir el corte con la propia grasa del jamón o untar aceite de oliva en él y taparla con un poco de papel film para que mantenga toda su jugosidad y sabor.


Por último, si más bien se trata de conservar tus embutidos cortados en rodajas o lonchas, debes guardarlo formando una torre y luego envolviéndolos en papel film, de la forma más hermética posible y mantenerlos refrigerado. Más tarde, a la hora de consumirlos, recuerda sacarlos unas horas antes para permitirles atemperar en el mismo plástico.


Como ves, seguir esta serie de consejos te permitirá disfrutar de todas estas delicias ibéricas sin ningún tipo de temor, prolongando su tiempo de vida sin sacrificar su tan característica calidad y sabor.

 

Si quieres disfrutar de los mejores embutidos de toda España, no dejes de probar los productos que te ofrecemos en Espacio Sabor. Click Aquí 

Regístrate y recibe en tu email un código descuento del 5% para tu próxima compra. Consigue tu descuento

Log in or Sign up